¡Únete a nuestra newsletter!

Historias y viajes

6 cosas que me inspiraron de Tailandia

Publicado el 16 marzo, 2018
Historias y viajes

FacebookPinterest
Antes de empezar con el listado de las 6 cosas que me inspiraron de Tailandia, quiero contarte cómo decidí hacer este viaje. Si te dedicas a emprender, sabrás lo difícil que es tomar la decisión de sacrificar un tiempo del que dedicas a tu negocio para tí, un tiempo de descanso, un kit-kat.

A veces uno siente que si se va, si no está al pie del cañón “controlando”, todo puede desvanecerse y piensas en lo que deberías estar haciendo para que todo siga funcionando e ir creciendo más, un pensamiento que aquí en occidente tenemos muy arraigado. Poco a poco voy integrando esto y estoy comprendiendo que uno debe tomarse estos tiempos de descanso, aceptando ese riesgo o miedo latente, para poder estar bien en todos los niveles y no solamente eso, sino para poder estar inspirado y tener nuevas ideas, para enriquecer tu vida con nuevas experiencias.

Si algo he descubierto, es que cuándo te permites ese espacio, cuándo sueltas el control, es el corazón el que guía, una sabiduría que se oculta en la vida misma. La misma libertad e inspiración que puedes sentir al crear, hacer una pintura, una escultura, una joya, la puedes sentir en tu vida y a la vez, la creatividad también se nutre de ello.

Con esta reflexión me decidí a hacer el viaje a Tailandia y lanzarme a esta aventura.  Aquí te dejo la lista de las 6 cosas que me inspiraron, que forman parte de este proceso creativo y que quiero compartir contigo.

En la próxima newsletter, te haré llegar cómo esta inspiración se está materializando y ojalá también te inspire a ti.

  1. LA VEGETACIÓN Y LA FAUNA

Si no has estado en Tailandia, debo decirte que Tailandia es un lugar de esos que impacta, que deja huella. Por defecto profesional me fijé mucho en toda la vegetación y la fauna tan diferente de aquí, algo que me llamó especialmente la atención. Palmeras gigantescas, cocos, frutas, semillas diferentes, arena fina y blanca, flores de todos los tamaños y colores, encontrarte monos salvajes, pequeños insectos muy distintos, lagartos enormes… Una maravilla visual. Por momentos, me sentía cómo un científico explorando un nuevo planeta o cómo un bebé descubriendo el mundo por primera vez.

2- VIVIR EN ARMONÍA CON LA NATURALEZA

Me gustó ver que en Tailandia la gente vive un poco más en armonía con la naturaleza que aquí, hay más cultura de comer alimentos frescos y menos procesados, hay más cultura de lo artesanal. Los gitanos de mar, una pequeña comunidad de las costas, por ejemplo, conoce en profundidad la sabiduría de los océanos. Generalmente en las aldeas o pequeñas ciudades hay un contacto más estrecho con la madre tierra. En las grandes ciudades eso se pierde, se occidentaliza y además existe una alta contaminación. Me quedo especialmente, con los lugares como Pai, Sukhohtai o Chiang Mai dónde se respira un ambiente más auténtico y en el caso de Pai, más selvático o la naturaleza de islas cómo Koh Lanta.

3- LOS TEMPLOS BUDISTAS 

Si algo me llamó la atención, fue la energía que se siente al estar en un templo budista, especialmente en aquellos que no son frecuentados por los turistas. Una paz y un silencio interior que te envuelve. Más de una vez, tuve la suerte de llegar a templos en los que no había nadie o se encontraba algún monje recitando mantras. Observé en el silencio las bellas esculturas de buda cubiertas de pequeños papeles de oro que cada persona pega en su piel cómo una ofrenda y signo de divinidad. Al final pensé que no era tan diferente lo que se puede sentir allí, que en una iglesia aquí, pero las connotaciones que hay detrás de este último te hacen verlo muy distinto.

4-OFRENDAS FLORALES 

Regalar flores frescas a buda, es algo muy habitual para los Tailandeses. En los pequeños mercados locales, los aldeanos compran collares de flores frescas que colocan en sus altares o bien se lo regalan a los monjes budistas. Estos se acercan a los mercados con una cesta de mimbre y los aldeanos les regalan todo tipo de ofrendas florales y comida cómo símbolo de agradecimiento por cuidar la comunidad a nivel espiritual.

5-FLOR DE FRANGIPANI

Siempre imaginé cómo seria tener la flor de Frangipani entre mis manos, esta bella flor tan amada en los países tropicales y que nunca había tenido ocasión de ver. Su dulce perfume, su tacto y belleza me cautivaron al instante. En Tailandia la usan para hacer ofrendas a Buda y la colocan en sus altares.

6-EL ÁRBOL DE LOS DESEOS

En los alrededores de los Wats, templos, encontré este mágico árbol dorado, cada hoja contiene un nombre y un deseo. Muchos sueños de muchas personas, retazos de almas, que juntas, dibujan un gran árbol creando un todo más potente que todas sus partes. De alguna forma esos deseos futuros dejan de ser tan importantes, para manifestarse en algo que ya es, en la belleza de lo que es en ese instante. Me pareció realmente inspirador.

Deseo que te haya gustado la lista,
¡un abrazo inspirador!

Gracias por unirte a la magia de este universo,
Neraidas