Colgante exclusivo diente de león

145,00

Colección: Diente de león

Ref: 02-21-PL2-00004-1 Categorías: , , ,

1 disponibles (puede reservarse)

FacebookPinterest

Descripción

Este etéreo colgante de diente de león es único y mágico. Contiene en su interior las semillas naturales de la mágica planta de los deseos, el diente de león. Esta realizado en una esfera de resina ecológica lijada y pulida a mano con un largo proceso artesanal para lograr un acabado cristalino.

Esta joya interior sólo conseguimos realizarla 3 o 4 veces al año y en la época que florecen los dientes de león. La belleza y la dificultad que entraña realizar esta pieza es concentrar todas las semillas sin que se esparzan, logrando así detener un instante de magia para siempre.

*Modelo exclusivo y limitado

 

  • Largo

    80-90cm

  • Colgante

    30mm

  • Metal

    Plata de ley 925

  • Color

    natural

  • Recibirás todos nuestros diseños presentados en una especial caja de regalo + postal con el significado + firma y dedicatoria de las diseñadoras.
  • La pieza que recibirás puede ser ligeramente diferente de las imágenes visualizadas, pues está hecha a mano y cómo la naturaleza misma, no hay dos iguales.
  • Para más información acerca de envíos, materiales y cuidados, ir a FAQ.

Cierra los ojos y pide un deseo..

Llévalo contigo siempre.

Los dientes de león nos recuerdan a nuestra infancia y a los sueños. ¿Quién no ha soplado un diente de león? y ¿quién no ha pedido un deseo antes de soplar?

Hay ciertas verdades que saben los niños y que se nos olvidan cuando crecemos. La magia del diente de león es uno de estos secretos de la naturaleza.

Sus semillas son un tesoro a ojos infantiles y también para aquellos que aún conservan su espíritu.

Su mágica forma es una explosión radial que fascina y cautiva. Un regalo de la naturaleza que se vuelve efímero y frágil en nuestras manos, simbolizando cada semilla un deseo, una ilusión, un sueño por realizar que soplamos con fuerza para que se cumpla.

El diente de león se asocia también con dejar volar la imaginación, sin ataduras, sin prejuicios. Ese lugar dónde todo es posible y sólo nosotros ponemos límite.